Carl Jung y la astrología

“Nuestra psique no es precisamente idéntica con la posición de las estrellas, no se trata de vibraciones, ésta es una hipótesis ilegítima. Es mejor asumir que es un fenómeno de tiempo. El tiempo, o el momento, entendido como una peculiar forma de energía, coincide con nuestra condición psicológica.”.

carl-jung-3

Carl Jung nació el 26 de julio de 1875 en Suiza, Küsnacht, cantón de Zúrich

Fue un médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo, figura clave en la etapa inicial del psicoanálisis; posteriormente, fundador de la escuela de psicología analítica, también llamada psicología de los complejos y psicología profunda.

Se le relaciona a menudo con Sigmund Freud, de quien fuera colaborador en sus comienzos. Jung fue un pionero de la psicología profunda y uno de los estudiosos de esta disciplina más ampliamente leídos en el siglo XX. Su abordaje teórico y clínico enfatizó la conexión funcional entre la estructura de la psique y la de sus productos, es decir, sus manifestaciones culturales. Esto le impulsó a incorporar en su metodología nociones procedentes de la antropología, la alquimia, la interpretación de los sueños, el arte, la mitología, la religión y la filosofía y la astrología.

Sobre la astrología dice lo siguiente:

“El hombre ha creado las constelaciones. Así que obviamente las constelaciones no estaban destinadas por el creador del mundo para que nos sirvieran de libro de texto de astrología.  En los diferentes sistemas astrológicos las constelaciones se ordenan de forma diferente. Las constelaciones están agrupadas de una manera diferente en la piedra calendario de México, o en la famosa piedra Denderah en Egipto. Hubo un tiempo en el que había únicamente cuatro signos del zodiaco. Los romanos tenían once. Libra se creó en la época de los césares.  Así es como surgió el Zodiaco: Es en realidad un ciclo estacional que tiene las cualidades particulares propias del clima –invierno, primavera, verano, otoño-, modificado por fantasías y por la imaginación metafórica de la mente humana. Y por eso el hombre ha denominado a las estrellas que aparecen de forma simultánea a las estaciones con nombres que expresan las cualidades de cada estación particular.

Debemos decir, para resolver este puzzle, que lo que importa no es la posición de las estrellas, lo que importa es el tiempo. Es obvio que el elemento activo es el tiempo. La gente que nace en una determinada época del año puede tener determinadas cualidades.La posición relativa de las estrellas es solamente el medio para computar el tiempo. Aquí tenemos entonces una nueva paradoja: ¿Qué es el tiempo? ¿Cómo puede ser un principio activo?

El tiempo es el flujo de las cosas. Al observar el tiempo, uno observa el movimiento de las cosas que duran un cierto tiempo, como las manecillas de un reloj; es la duración de un cierto flujo. Esto es abstracto, pero el flujo de las cosas no es abstracto, es perfectamente concreto y tangible. Esto es lo que llamamos energía, porque nada se mueve sin energía. Y éste es otro concepto abstracto en tanto que significa una condición cambiante de las cosas. Cuando uno dice que el tiempo es meramente un aspecto de la energía, le hace más tangible, porque todo el mundo puede observarle y medirlo.

Tiempo y energía son conceptos correlacionados. Si no hay energía nada se mueve y ya no hay tiempo. Son idénticos, un cierto movimiento de tiempo es un cierto movimiento de energía. Cuando observamos la energía estamos en realidad observando el tiempo, porque es a través de la energía como medimos el tiempo. Si no sucede nada, no hay tiempo.

Ahora mira la energía del universo y del sistema solar. En invierno hay menos radiación, en verano hay más. Así que alguien que nace en un determinado momento del año tiene naturalmente una cierta cualidad, porque su origen está en aquellas condiciones. La astrología consiste en todos estos pequeños trucos que ayudan a hacer más exacto al diagnóstico. La astrología fue la primera forma de psicología.

Nuestra psique no es precisamente idéntica con la posición de las estrellas, no se trata de vibraciones, ésta es una hipótesis ilegítima. Es mejor asumir que es un fenómeno de tiempo. El tiempo, o el momento, entendido como una peculiar forma de energía, coincide con nuestra condición psicológica.

Algo que se originó hace cien años tiene el carácter de ésa época. En esta concepción del tiempo tenemos un concepto intermediario, que nos ayuda a evitar las explicaciones irracionales de la astrología.El hecho importante es que ésta es una situación particular y no que las estrellas lo indican. Se podían usar otras constelaciones para establecer el tiempo. Lo que importa es que el momento presente es el que es, el momento particular y la condición actual del mundo, y su energía y su movimiento es este momento.

Todo lo que se origina en este tiempo estará marcado por este momento particular.El flujo de energía, la libido en nosotros mismos, es el flujo de energía en la naturaleza viviente y en el universo.” Carl Jung,  (Análisis de sueños – 1929)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s